Los secretos del maguey
7 septiembre, 2016
5 platillos imperdibles para este 15 de septiembre
13 septiembre, 2016

El nopal y los orígenes de México

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El nopal lo llevamos hasta en las venas, bueno no tanto, pero sí hasta en el escudo de nuestra bandera. Es originario de nuestro país, así que es un regalo de la naturaleza que nutre, sabe rico, puede ser combinado con un sinfín de otros alimentos y que prácticamente se consume en México de punta a punta.

tunas

Pertenece a la familia de las cactáceas. Está formado por 300 especies, las cuales existen desde la Patagonia hasta el norte de los Estados Unidos. Tienen flores que pueden ser de color blanco, naranja, rojas o púrpura, y producen un fruto, la tuna.

Se usa para preparar muchos tipos de comidas, como ensaladas, guisos, jugos, dulces, y ya se produce en distintas presentaciones, como deshidratado o en polvo.

Es tan importante para los mexicanos porque forma parte de nuestra dieta diaria y también porque simboliza mucho. De hecho, la leyenda originaria del país lo involucra:

Se dice que Huitzilopochtli convenció a su pueblo a dejar Aztlán en busca de un territorio en donde se fundaría su nuevo territorio. La localización sería indicada por un águila posada sobre un nopal devorando una serpiente. Así fue como transitaron por 165 años hasta que en 1325 encontraron la señal y fundaron la ciudad de México Tenochtitlán.

nopal tenochtitlán

El nopal fue muy importante en ese peregrinar debido a que se encontraba en diversos lugares y con climas hostiles; de hecho, lo consideraban “planta de la vida”, pues resistía mucho. Además lo usaban con fines medicinales.

Hoy sabemos que es rico en fibra y vitaminas, especialmente A, C y K, así como riboflavina, vitamina B6, minerales, calcio, magnesio, potasio, hierro y cobre.

Es tan importante que hasta tiene una leyenda que explica su origen:

“Años después, cuando Copil creció decidió castigar a Huitzilopochtli, así que tomó su escudo y fue en busca de su padre. Durante su viaje encontró grandes obstáculos y dificultades, pero su enorme voluntad logró vencerlo todo.

Caminó durante día y noche, a través de montes y bosques, y tras largas jornadas de fatiga, por fin pudo contemplar los florecientes maizales del valle de México.

Entró en la ciudad y preguntó por Huitzilopochtli, pero no obtuvo respuesta, así que decidió avanzar hasta lo que hoy se conoce como Chapultepec, residencia de su padre. Horas después, buscó la forma de escalar las enormes rocas para enfrentarse con el Dios de los mexicas, pero al ver que era imposible hacerlo él solo, decidió regresar a Malinalco y preparar a su ejército de mil guerreros.

Al notar la presencia de CopilHuitzilopochtli pidió a sus hombres que le sacaran el corazón. Horas después, un grupo de guerreros enviados por el Dios de la guerra esperaron la noche y avanzaron silenciosamente por el lago para llegar al lugar donde se encontraba Copil.

Los guerreros aztecas se dieron a la tarea de examinar cada uno de los rostros de los hombres quienes se encontraban dormidos, y descubrieron entonces al hijo de Huitzilopochtli. Cumplieron con la misión: le abrieron el pecho de una cuchillada, le sacaron el corazón palpitante y se lo llevaron a su señor, quien lo contempló gozoso y ordenó a sus secuaces enterrarlo entre piedras.

La orden fue cumplida y al día siguiente los aztecas contemplaron con asombro que en el mismo lugar donde fue enterrado el corazón, nació entre los peñascos un hermoso arbusto: el nopal, lleno de vida propia y de resistencia a las adversidades del medio”

leyenda del nopal

 

Hoy en día lo seguimos consumiendo, y mucho. Lo usamos para acompañar esos deliciosos guisados calientitos, como el chicharrón en salsa verde, o la sopa de nopales, también en ensalada, y hasta relleno y envuelto a las brasas. Lo comemos mucho y de muchas formas, pero lo más importante, es que nos sentimos muy orgullosos de él.

comida nopales

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Comments are closed.