5 bebidas sanas y tradicionales mexicanas

Como hemos visto a lo largo de los artículos que hemos elaborado para ti. La gastronomía mexicana no sólo tiene que ver con sabores y colores, también con historia y tradiciones que compartimos de generación en generación. Nos une.

Las bebidas son parte de esto. México ya es conocido a nivel mundial sobre todo por sus bebidas alcohólicas y por los tacos. Seguro te has puesto melancólico alguna vez en el extranjero y te has sentido muy patriota al lado de un buen tequila.

En esta ocasión queremos compartir contigo algunas de las bebidas que a nuestro parecer son muy características y saludables también. La idea es que cuides tu cuerpo olvidándote un poco de recetas milagrosas y de moda como los famosos jugos desintoxicantes, y que mejor le des un lugar a lo que es verdaderamente tradicional y auténtico.

aguas-frescas

AGUAS FRESCAS


Son todo un arte, por lo que nos llenan con sus ricos sabores, colores y aromas. Se elaboran a partir de diferentes ingredientes, pero de las más más tradicionales son la de chía, horchata, tamarindo y jamaica. Con excepción de la chía que es muy nuestra, las otras se comienzan a elaborar a partir del encuentro con otros pueblos. El tamarindo es de la India, la jamaica de África y el arroz que es asiático, pero se incorpora su uso a partir del encuentro con el pueblo español.

pulque

PULQUE


Es básico para entender la cultura mexicana, y ni se diga para comerse una buena barbacoa. Esta bebida sí es originaria de México y se elabora a partir del maguey, del que se extrae el aguamiel y posteriormente se deja fermentar, convirtiéndose en pulque.  El más famoso se produce en Apan, Hidalgo.

En la época prehispánica se trataba de una bebida que sólo consumían los señores principales. Hoy en día es muy importante pues su consumo resulta muy  saludable, ya que contiene una buena cantidad de proteínas, hidratos de carbono y vitaminas. De ahí que en algunos lugares se llegue a utilizar incluso como el sustituto de la carne.

atole

ATOLE


Se trata de una bebida también elaborada a partir de diferentes ingredientes que pueden ser más dulces o salados. La palabra atole viene del náhuatl atolli, aguado, atl, agua y tol, diminutivo despectivo.

Los aztecas lo preparaban hirviendo masa de maíz hasta espesar, condimentada con cacao, chiles y miel de abeja. Poco a poco, con la llegada de los españoles, se fue incorporado para su preparación la leche.

El más tradicional y original es el que se elabora a partir de maíz tostado y molido con agua, el famoso champurrado,  que se endulza con diferentes cosas como piloncillo, miel o azucar. Todos sus ingredientes lo hacen muy nutritivo.

El atolli es insípido al paladar de los españoles, pero lo usan en sus enfermedades, endulzándolo con azúcar en lugar de la miel que los indios emplean. Para éstos es manjar tan grato que no pueden vivir sin él. En todos tiempos les ha servido de almuerzo y les da bastante fuerza para sobrellevar los trabajos del campo y las demás fatigas en que se emplean”.

Francisco Javier Clavijero en su Historia Antigua de México

pozol

POZOL


Es una bebida propia de los mayas y chontales de Tabasco quienes la llamaban pochotl, la cual es una bebida espesa a base de cacao y maíz. Se sigue consumiendo sobre todo en el sur del país, en Estados como Tabasco, Chiapas, Oaxaca y Veracruz.

En estos lugares, caracterizados por las altas temperaturas, se consume bien frío. Se coloca en grandes recipientes con hielo y la gente pasa a tomar un poco en una jícara para refrescarse.

Se usa para combatir el agotamiento. Desde siempre, lo han consumido personas que desempeñan trabajos de alto rendimiento como salir a cultivar.

cafe-de-olla

CAFÉ DE OLLA


Aunque el café no es originalmente de nuestro país, ya lo sentimos parte de nosotros. Sobre todo si hablamos del café de olla, pues el piloncillo y la canela hervido en una olla de barro lo transforman por completo. En algunas ocasiones se le agrega chocolate, clavo, naranja y hasta “piquete”. Se dice que llegó a nuestro país en el siglo XVIII proveniente de Cuba a Veracruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *