Un menú vegetariano para mexicanos arriesgados

Por salud o por lo que crees, necesitas saber que la comida mexicana no es sólo carne, grasa y picante. Originalmente, la comida de nuestros pueblos originarios estaba llena de vegetales, legumbres y carne, sí, pero de otro tipo, sobre todo de aves.

Su preparación también era diferente, todo cocido en su mismo jugo, asado o hervido. Fue el encuentro con el continente europeo el que transformó la gastronomía mexicana  (y mucho más), incorporando nuevos ingredientes y formas de preparación de los alimentos.

Ser vegetariano hoy no es sólo una moda, es una respuesta al mundo y se vale hacerlo divertido y saludable. Pero, ¿cómo ser mexicano y vegetariano, y no morir en el intento? Se puede. Muchos de los sitios a donde acudes normalmente, como los tacos, tienen siempre ya una opción para vegetarianos. Pero a continuación te damos algunas alternativas para que prepares en casa:

Pozole vegetariano

pozole-vegetarianoHoy y siempre, el pozole es toda una tradición, pero puedes hacerlo de setas en lugar de pollo o cerdo. Los ingredientes son casi los mismos: tomates verdes, ajo, cebolla, tomillo, pimienta, canela, setas, sal, comino y chiles anchos.

Sólo debes de preparar el caldo, que se elabora con el ajo, los tomates, cebolla, tomillo, pimienta y canela, lo cual se coloca en una olla con agua. Después de colocan los ajos y la cebolla y se cocina hasta que esté suave.

Hierve los chiles, muélelos y colócalos en la olla. Luego agrega sal y las setas, y deja que durante unos minutos.

Sírvelo con rabanitos, lechuga, chilito y orégano.

Chiles rellenos

chiles-rellenos

Todo un clásico de nuestra vida como mexicanos e inspirado en los chiles en nogada, el chile relleno se prepara con los siguientes ingredientes: jitomate, cebolla, ajo, queso panela, ajo, huevo, harina y los indiscutibles chiles poblanos.

El caldillo se prepara asando el jitomate, cebolla y ajo para luego molerlo y sazonarlo en una olla.

Los chiles poblanos se asan primero y se les quita lo de adentro, las pepitas y todo. Se rellena con un trozo de queso panela.

La capeada es todo un arte. Se deben batir las yemas de los huevos a punto de nieve. Los chiles, ya con el queso, se pasan por la harina y luego por el huevo batido, para meterse posteriormente en aceite muy caliente.

Sírvelos bañados con la salsa de jitomate que previamente preparaste.

Capirotada con amaranto

capirotada-de-amaranto

Obviamente conoces la capirotada, pero seguro no la has probado de amaranto, uno de los ingredientes más importantes en nuestro país, que además de nutritivo, tiene mucha tradición.

Se prepara con agua, piloncillo, amaranto, cacahuate, bolillo, aceite, pasitas, canela, anís estrella y queso añejo desmoronado.

Lo primero es preparar el jarabe, así que en una olla calienta agua con el piloncillo, la canela y el anís. Déjalo que hierva.

En un sartén, fríe el bolillo en rebanadas, ponlo en un papel para que absorba la grasa.

 

Sumerge el pan en el jarabe y colócalo en un refractario. Encima ve colocando amaranto, pasitas, cacahuate y el queso. Mételo en el horno caliente a 180 grados por unos 20 minutos.

Y si lo tuyo no es la cocinada, ¡vente a probar nuestras opciones vegetarianas el fin de semana! Y mejor, compártenos tu receta vegetariana mexicana favorita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *